Intereses educativos en el siglo XXI

“¿Qué influencia tienen las redes sociales en el método de aprendizaje e interés de los alumnos por su educación en el siglo XXI?”

Adriana Hernández Malagón

https://orcid.org/0000-0003-4479-1791

La sociedad actual se ha visto influenciada por las redes sociales y la información masiva que brinda con tanta accesibilidad, por lo que es frecuente encontrar personas que cuestionan la profesión y acciones de los docentes gracias a la información que ha sido consultada por el internet. Se han introducido las tecnologías en todas las generaciones y es común ver en todos los entornos personas con un celular o computadoras en busca de una red a la cual conectarse y seguir utilizando sus redes sociales, siendo esta una era de hiperconectividad ¿Qué influencia tienen las redes sociales en el método de aprendizaje e interés de los alumnos por su educación en el siglo XXI?

Si bien las tecnologías han tenido demasiados impulsos positivos para la humanidad, no se puede descartar la falta de comunicación personal que se ha estado presentando con frecuencia y que, constantemente, nos puede hacer pensar que nuestra humanidad se ha estado perdiendo. Los alumnos se muestran con una actitud menos disponible para la adquisición de conocimientos y los padres de familia se muestran más exigentes sobre la forma de enseñanza hacia sus hijos, pues los docentes deberían ser los que deban adaptar los conocimientos para que realmente sus hijos sean capaces de adquirir y expresar ese conocimiento.

Si bien los docentes deben buscar estrategias para que todos los alumnos comprendan el contenido, no es realmente toda su responsabilidad en el proceso de aprendizaje de los alumnos pues el entorno, los padres de familia, los amigos y el contexto que rodea a cada uno de estos determina gran parte de este proceso y, con la constante innovación y participación de las tecnologías, también ha tomado un papel importante dentro de la educación. Esto demanda un nuevo tipo de enseñanza donde, tanto como docentes y alumnos se comprometan a adquirir nuevas habilidades, conocimientos, actitudes y aptitudes, así como una comunicación constante con los involucrados para que todos participen y estén informados.

Los docentes deben estar en constantes capacitaciones ante cambios en el modelo educativo, necesidades actuales y necesidades específicas en la institución que laboran por lo que deben mostrar disposición a dejar la enseñanza tradicional o del paradigma al que estén acostumbrados, pues los alumnos que ingresan a la institución son diferentes a antiguas generaciones y el modelo a utilizar no funciona ni están adaptado a la sociedad, pues algunos métodos hoy en día son considerados como agresión hacia el alumnos y puede llegar hasta una demanda contra los docentes.

Los alumnos están más informados y las tecnologías consumen la mayor parte de su tiempo, las tareas comienzan a ser tediosas y hasta realizadas por los padres de familia para “proteger” su integridad psicológica y, al mismo tiempo, proteger su imagen ante los demás, queriendo propiciar que sea el alumno más destacado del salón y si es posible, de la institución. La información requerida por los docentes no es leía por los alumnos y no integran ese conocimiento por sí mismos, sino que esperan que los docentes se las brinden en “bandeja de plata” y, de no ser así, el docente se convierte en culpable.

Hoy en día deben prepararse a los alumnos para ser competentes y adaptables ante las situaciones de la realidad que se les presenta y se presentará en el futuro para que puedan seguir adquiriendo habilidades y conocimientos que les permitan su desarrollo integral. Si bien se han buscado estrategias y plataformas educativas que ayuden a integrar las nuevas tecnologías y la educación, no han sido bien recibidas tanto por los docentes como por los alumnos, pues no se ha brindado la capacitación suficiente para que los docentes comprendan la importancia de integrarlas en su planeación y las plataformas no son de interés por los alumnos, lo que las convierten ineficaces.

Está integración se ha intentado desde hace varios años y, sin embargo, las tecnologías y las redes sociales van un paso adelante sobre la educación para tener la atención de los niños, jóvenes y adultos. Tanto empresas como instituciones han creado perfiles para hacer publicidad y mantener informados a los consumidores sobre eventos o nuevas actualizaciones entonces ¿Por qué no también integrarlas en la forma de educar? Si bien es una tarea dificultosa, no significa que sea imposible y de gran impacto para las personas pues, al pasar mucho tiempo en estas redes, que mejor que lo pasen también adquiriendo verdadero conocimiento que los ayude a seguir progresando en su vida.

También debe tratar de no perder la comunicación interpersonal, pues no se trata de seguir haciendo dependientes a las personas de los medios electrónicos sino de, utilizarlos para un mayor objetivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *