La importancia que tiene la relación docente-alumno en pleno siglo XXI

“La clave es la pasión, la auténtica motivación surge del interior”

Angel Roberto Otero Reyes

Una persona a lo largo de su vida pasa aproximadamente 18 años preparándose académicamente o mejor dicho en la escuela. En toda mi vida estudiantil me he percatado que es necesario crecer en contextos positivos y productivos, de manera que nuestro desarrollo humano continúe como debería ser.

La creación de un ambiente positivo y productivo por parte del docente resulta ser una tarea de gran dificultad y que se debe realizar día con día de la mejor manera posible. Las personas debemos tomar en cuenta que la relación que se genera dentro de un aula, es un factor de gran importancia para generar de forma adecuada el desarrollo del aprendizaje. En este sentido el ambiente que se genera gracias a la relación docente alumno influye directamente en las vidas tanto escolar como personal de ambos entes.

En este sentido la relación que se mantiene en un aula entre un docente y sus alumnos, es un tema que genera muchos cuestionamientos en la actualidad, hablar de este fenómeno educativo podría decirse que es algo muy simple pero complicado a la vez, ya que existen diferentes puntos de vista en el cómo se debería tornar la relación de estos dos ejes que día con día comparten su tiempo durante grandes periodos según sea el caso de las instituciones educativas.

La educación en México enfrenta distintos tipos de conflictos, entre ellos, que la intencionalidad del docente o del alumno pueden llegar a mal interpretarse, y esto es gracias a que la comunicación no logra ser completamente específica y efectiva, situación que genera de cualquier manera un conflicto.

En general considero que dentro de un ambiente sano es importante tomar en cuenta 4 elementos fundamentales que coexisten con el buen ambiente; elementos que se logran desde el primer día de encuentro, docentes y alumnos tienen opiniones diferentes en cuanto a la creación de un ambiente completamente apto para para el proceso de enseñanza aprendizaje y opino que son los siguientes:

  • Respeto mutuo
  • Confianza mutua
  • Que la intencionalidad que se tiene sea clara
  • Que el individuo logre conocer lo que es como persona, tanto el docente como el alumno.

De esta manera, si en realidad se tomaran en cuenta estos elementos básicos para la creación de un ambiente positivo, en la actualidad no habría tanto problema en relación a los malos entendidos que se deben a la mala comunicación entre los alumnos y los docentes.

Por eso mencioné con anterioridad que hay que reconocer que atender este problema no es tan fácil como se piensa, ya que cada persona tiene puntos de vista diferentes y lograr esta tarea es un verdadero reto.

Así como lo menciona (Galanti A. M., 2016), el educador del siglo XXI deberá ayudar a los jóvenes a que deseen adquirir no solo nuevos conocimientos, sino a ser empáticos, cooperativos, creativos y flexibles.

La clave es la pasión, la auténtica motivación surge del interior, el trabajo de un líder consiste en inspirar, en despertar esta motivación, la motivación intrínseca. No existe una varita mágica, tendremos que esforzarnos, es posible que debamos cambiar nuestra forma de hacer las cosas.

Referencias

A., G. (2016). Cómo generar ambientes positivos y motivantes en el aula. F.d. comunicación Reflexión académica en diseño y comunicación, 96-99.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *